El producto - parribrasa El producto - parribrasa

Nuestras briquetas provienen de la cascarilla de coco de la palma africana. De aquí es de donde se obtiene el aceite de palma, que es un aceite de origen vegetal que se obtiene de la fruta del mismo. Este aceite es el segundo tipo de aceite con mayor volumen de producción, siendo el primero el aceite de soja. Lamentablemente la fibra y el cuesco de la palma africana son materiales denominados como desechos, que actualmente son causales de contaminación ambiental debido a la falencia de alternativas que conlleven a su aprovechamiento en procesamientos industriales.Teniendo en cuenta la dureza del cuesco, el uso más común de estas cascarillas fue como sub-base granular en las vías de acceso a las plantaciones; sin embargo, Parribrasa vio en estas cascarillas grandes propiedades combustibles y caloríficas que podían ser utilizadas en el sector parrillero.

En base a la necesidad de tener un mundo más ecológico, preservando nuestros recursos naturales y así cuidando nuestro planeta, Parribrasa ha desarrollado las primeras briquetas de carbón, cuyos componentes son de origen vegetal y totalmente natural a base de cascarilla de coco de palma africana. En cada briqueta, el experto parrillero podrá encontrar un producto 100% eco-friendly, con un alto poder calorífico y de larga duración.

BENEFICIOS

  • La ventaja que ofrece esta materia prima es la gran duración (hasta 3 horas continuas de asado), sin necesidad de utilizar más producto ni remover las briquetas en el asador.
  • Tiene un equivalente al menos del DOBLE en duración (3kg de briquetas de carbón de cáscara de coco equivalen a 5kg de carbón de madera tradicional). Solamente se necesita dar viento para recuperar o aumentar la temperatura.
  • Nuestras briquetas llegan a tener hasta 7.200 k/cal, mientras que la madera más dura llega, en el mejor de los casos, a 4.000 k/cal.
  • Las briquetas no contienen ningún tipo de químicos ni acelerantes. El aglomerado utilizado es 100% de origen vegetal. Esta en una de las razones por la que la emisión de humo es siempre menor al carbón de madera tradicional.
  • Gracias al proceso de carbonización, se logra mantener monitoreada la cantidad exacta de volátiles que llegarán a tener las briquetas para su posterior utilización. De esta manera se garantiza su calidad y funcionamiento.
  • Durante su utilización, las briquetas de carbón no «chispean»; es decir que no saltan chispas que pueden llegar a ser molestosas y hasta peligrosas para el usuario. Esto es gracias al correcto proceso de carbonización, eliminando por completo la humedad interna.
  • Las cenizas, producto de la combustión, son muy útiles para la jardinería como abono.
  • Las briquetas de carbón prácticamente no ensucian ni manchan al contacto, brindándole al usuario mayor limpieza y comodidad.
  • Su forma estandarizada permite un armado sencillo y garantiza un asado duradero.