Blog - parribrasa Blog - parribrasa
Welcome to our Blog

The daily Post

Read Our Blog

Cantidades Adecuadas

La cantidad de briquetas que se necesitará dependerá de lo que se esté preparando, la cantidad de personas y de la temperatura  a la  cual se desee la parrilla. Una funda de briquetas de carbón Parribrasa de 2.5 kg rinde para aproximadamente 6 personas adultas con una duración de 2 a 3 horas de asado continuo. La temperatura aproximada de las briquetas calientes equivale a 7200 k/cal; la temperatura perfecta para todo tipo de preparación a la parrilla.

Si el asado es más grande, es necesario basarse en la temperatura de la parrilla para calcular la cantidad exacta de briquetas necesarias. Si se necesita lograr una temperatura alta, se debe llenar completamente la parrilla con briquetas de carbón. Si se desea bajar la temperatura, no es necesario llenarla por completo y hay que esperar a que el calor de todas las briquetas se disperse.

Hay que tener en cuenta que la temperatura máxima y la duración de cocción dependen de cómo se distribuyen las briquetas. Si se esparcen las briquetas encendidas en una capa fina a lo largo de un área más amplia, las temperaturas serán más bajas y el calor se disipará rápidamente. Si la capa es más profunda y las briquetas están más concentradas en un mismo lugar, las temperaturas serán más altas y se mantendrán calientes por más tiempo.

Recomendaciones para encender las briquetas

  • Nunca ayude al fuego con combustibles (alcohol, kerosén, gasoil, nafta, cera de los pisos), además de ser peligroso, la carne tomará un sabor muy desagradable.
  • No usar aglomerado o placas hechas con aserrín ya que tienen pegamento y terminan impregnando un olor químico.
  • Si se usa papel, no emplear los de tipo satinado (el papel satinado es aquel que se caracteriza por ser brillante y muy liso. Se puede identificar, incluso, con los ojos cerrados ya que, al tacto, se diferencia por la ausencia de poros y por su gran suavidad).
  • No tirar la bolsa de briquetas sobre el fuego directo ni prender las briquetas dentro de la bolsa ya que solo se quemará el plástico, lo cual no es muy saludable.
  • Si el procedimiento elegido no alcanza la combustión deseada, o si vemos que se demora y hay riesgo que se apague, se recomienda utilizar viento constante para avivar las brasas. TIP: El “secador de cabello” es un elemento muy útil para tener viento permanente y controlado sin mayor esfuerzo. Se recomienda tener un secador de cabello exclusivo para la parrilla ya que se puede quedar impregnado el olor de asado en el mismo.
  • Sabemos que las briquetas están encendidas cuando las llaman se hayan extinguido y las briquetas estén cubiertas con una capa delgada de ceniza blanquecina. Para que esto ocurra, debió pasar algo más de 25 minutos.
  • Para grandes parrilladas o de larga duración, se recomienda mantener una reserva de briquetas calientes para que no baje la temperatura. Esto se logra colocando briquetas de carbón en todo el borde externo de la parrilla; cuando se hacen necesarias, se mezclan y prenden más fácilmente que las briquetas frías.

Cómo encender las briquetas con elementos caseros

3: Encienda las briquetas con elementos caseros:

Encender las briquetas de carbón con elementos caseros puede ser más sencillo de lo que crees. A continuación el paso a paso:

3.1 Envuelve una botella con papel de cocina o papel periódico hasta formar un recubrimiento grueso alrededor de la misma. TIP: trata de que el recubrimiento sea grueso para resistir el peso de las briquetas y para que el fuego perdure más; sin embargo es necesario que el recubrimiento no esté muy ajustado a la botella para que posteriormente la puedas retirar sin problemas.

3.2 Acomoda las briquetas de carbón alrededor de la botella.

3.3 Con mucho cuidado para que no se desarme la montaña de briquetas, retira la botella y deja únicamente el cilindro de papel que se formó con la botella.

3.4 Rellena el cilindro con pequeñas bolas de papel hasta que llegue al tope del cilindro.

3.5 Baña las bolas de papel en el interior del cilindro con aceite de cocina y azúcar.

3.6 Con mucho cuidado enciende el papel para que las briquetas comiencen a calentarse. Apoya el encendido con un poco de aire para garantizar una llama fuerte.

Cómo encender las briquetas con líquido o gel encendedor

Método 2: Encienda las briquetas con líquido o gel encendedor:

Este es un método muy sencillo y uno de los mas efectivos. A continuación el paso a paso:

2.1. Colocar las briquetas de carbón en forma de volcán (dejar un espacio vacío en la mitad). De este modo se maximiza el contacto entre briquetas, ayudando a que el fuego se riegue rápidamente.

2.2. Bañar un pedazo de tela o papel periódico en líquido o gel de encender y colocarlo dentro del volcán de briquetas (a manera de mecha). TIP: es preferible utilizar un pedazo de tela para que el fuego perdure más y así obtener mejores resultados de encendido.

2.3. Regar líquido o gel encendedor a las briquetas.

2.4. Con mucho cuidado, encienda la mecha dentro del volcán y las briquetas de carbón bañadas en líquido o gel encendedor.

2.5. Ayude a expandir el fuego con aire contante. De ser necesario, vierta más líquido o gel de encender en más tela o periódico. Con mucho cuidado coloque el papel o tela sobre las briquetas para avivar el fuego. TIP: Nunca rocíe el líquido o gel de encender directamente sobre las briquetas encendidas o calientes.

2.6 Distribuya todas las briquetas en la parrilla y utilice aire constante para que todas las briquetas se enciendan por completo. El proceso completo toma alrededor de 20 a 25 minutos.

Origen

No hay nada mejor que un buen asado para compartir con la familia y amigos. Y que mejor manera de hacerlo que con las briquetas de carbón de coco de Parribrasa.

Las briquetas de coco provienen de la cascarilla de coco de la palma africana. De aquí es de donde se obtiene el aceite de palma, que es un aceite de origen vegetal que se obtiene de la fruta del mismo. Este aceite es el segundo tipo de aceite con mayo

r volumen de producción, siendo el primero el aceite de soja.

Lamentablemente la fibra y el cuesco de la palma africana son materiales denominados como desechos, que actualmente son causales de contaminación ambiental debido a la falencia de alternativas que conlleven al aprovechamiento en procesamientos industriales.

El uso más común de estas cascarillas (teniendo en cuenta la dureza del cuesco) fue como sub-base granular en las vías de acceso a las plantaciones. Sin embargo, Parribrasa vío en estas cascarillas grandes propiedades combustibles y caloríficas que podían ser utilizadas en el sector parrillero.

Ante la realidad mundial de tener un mundo ecológico preservando las riquezas naturales de nuestro planeta, Parribrasa ha diseñado briquetas de carbón en el cual sus componentes son productos naturales de origen mineral y residuos vegetales, que permiten entregar al consumidor un producto 100% ecológico con un alto poder calorífico y de larga duración, obteniendo un rendimiento tres veces mayor comparado con carbones comunes.

Las briquetas son elaboradas con materia prima seleccionada y tratadas en hornos a altas temperaturas, permitiendo tener una consistencia dura y uniforme. Gracias a sus componentes, este producto seráde fácil encendido, obteniendo una larga duración con la particularidad que puede ser nuevamente guardado y rehusado, ahorrando dinero al usuario.

A partir de este punto, Parribrasa comienza a experimentar con la carbonización del cuesco de la palma africana, obteniendo las primeras muestras del carbón de coco.

El proceso de elaboración consiste en convertir los desechos de los cuescos saar la cascarilla de la estractora, Tran varios intentos, Parribrasa logra perfeccionar su producto mediante aglomerantes naturales que no solo garantizan un funcionamiento pleno, sino que además mantienen

Beneficios

Guardar las briquetas

Las briquetas son la esencia de un buen asado y por eso es que Parribrasa te brinda los mejores consejos para preservar tus briquetas.

 

 

Evita que se humedezca.

Definitivamente, el agua y las briquetas de carbón no deben mezclarse. Si dejas el carbón al aire libre, expuesto a la lluvia, la neblina, la humedad o, simplemente, al rocío de la mañana, las briquetas no se encenderán eficientemente. Para evitar este problema te recomendamos que siempre guardes tus briquetas en un lugar seco y fresco. Solo tienes que doblar la parte superior de la bolsa para cerrarla y luego llevarla a tu garaje o colocarla dentro de recipiente con tapa, como un bote de basura vacío o un envase plástico, para protegerla de los elementos.

Tiempo de caducidad:

La vida útil de las briquetas es indefinida, mientras estén almacenadas en un lugar fresco y seco.

Cómo encender las briquetas con una chimenea

El secreto de un buen asador no está solo en saber elegir los mejores cortes de carnes, sino en saber controlar y manejar eficientemente el fuego y sobretodo las brasas. Un buen manejo de las brasas nos permiten una cocción lenta para preservar los jugos de la carne, sin resecarla ni quemarla. A continuación te damos un par de técnicas para que enciendas las briquetas de carbón de la mejor manera.

Método 1: Encienda las briquetas con una chimenea para carbón:

Este método es rápido y simple. Por lo general se utilizan velas o mechas para encender fogatas. Para obtener mejores resultados, se recomienda utilizar gel de encender o aceite de cocina bañado sobre una tela o papel periódico para que la llama sea fuerte y constante. Mientras más calor se genere, mejores resultados se obtendrán. Las briquetas se colocan directamente encima del fuego, lo que permite que sus bordes se enciendan rápidamente y que el calor se extienda a las briquetas cercanas. A continuación el paso a paso:

1.1 Colocar las velas, mechas para encender fogatas, papel periódico o cualquier otro elemento para general calor debajo de la chimenea para encender las briquetas. TIP: Asegurarse que los elementos que van a generar calor sean lo suficientemente duraderos para que las briquetas puedan encenderse (ayudarse con aceite de cocina o gel de encender).
1.2 Colocar la cantidad apropiada de briquetas dentro de la chimenea hasta llenarla.
1.3 A medida que los elementos se quemen, el fuego empezará a encender los bordes de las briquetas cercanas. Echa un vistazo a través de los conductos de aire de la chimenea y verifica que las esquinas de las briquetas se vean grises. Si las briquetas no se han comenzado a encender, puedes quemar otra hoja de papel periódico o colar otra mecha de encender fogatas (o cualquier elemento utilizado para generar calor).

1.4 Después de 10 minutos con fuego intenso, se podrá observar que las briquetas de carbón empezarán a adoptar diferentes colores. En la parte inferior (la más cercana al fuego) las briquetas obtendrán un color gris y estarán cubiertas con ceniza, mientras algunas otras obtendrán un color rojo incandescente. Cuando las flamas comiencen a sobresalir por la parte superior de la chimenea, vierta las briquetas en la parrilla. Manténgalas amontonadas y espere a que estén casi completamente cubiertas por las briquetas grises (estas briquetas, al estar más encendidas, ayudarán a que el resto de briquetas de enciendan). Después de unos minutos, distribuya todas las briquetas en la parrilla y utilice aire constante para que todas las briquetas se enciendan por completo. El proceso completo toma alrededor de 20 a 25 minutos.

APRENDE A CONTROLAR EL CALOR

El truco para mantener un buen asado es saber controlar el calor de la forma adecuada. Hay que recordar que al asado no lo hace el fuego, lo hace la brasa. Para realizar esto, te damos los mejores consejos para controlar la temperatura y así obtener un asado perfecto.

Temperatura:

Si no se cuenta con un termómetro para parrillas, una de las formas más prácticas de medir la temperatura de las briquetas es con la palma de la mano.

Si al colocar la mano a distancia de la parrilla se puede soportar entre 1 y 2 segundos (es decir que no se puede mantener casi nada la mano a la exposición del calor que emiten las brasas), se considera que se tiene un CALOR INTENSO (FUERTE), alrededor de 170º/200ºC.

Si la mano soporta entre 3 a 4 segundos, que es cuando el carbón está casi cubierto por una capa gris de ceniza, decimos con la medición que estamos con un CALOR MEDIO (MODERADO) que puede oscilar entre 120º a 170ºC.

Si la mano puede soportar de 5 a 7 segundos sobre la parrilla, la medición es de CALOR BAJO (SUAVE), es decir por debajo de los 120ºC y pudiendo acercarse a los 90ºC.

Oxígeno:

El oxígeno es fundamental para todos los asados ya que mientras más oxígeno tengamos, el fuego arderá a mayor temperatura. Si el oxígeno es limitado, la temperatura se reduce y permite que las briquetas se quemen lentamente. Se puede usar los conductos de aire en la parte superior e inferior de la parrilla para cambiar el flujo de oxígeno y así aumentar, reducir y estabilizar la temperatura de las briquetas.

Cómo controlar el oxígeno para subir la temperatura:

Para asar a fuego alto, o para aumentar la temperatura de la parrilla, abre los conductos de aire para aumentar la cantidad de oxígeno. Las briquetas quemarán a mayor temperatura.


Como reducir el oxigeno

Para reducir el calor, retardar el proceso de cocción o aumentar el tiempo de cocción, cierra parcialmente los conductos de aire, y así no sofocarás del todo las flamas.

Controla las flamas altas
Las flamas aumentan demasiado cuando la grasa de la comida entra en contacto con las briquetas. Recuerda nunca echarle agua al fuego, y así evitarás que los alimentos se llenen de cenizas y afecten el sabor. La mejor manera de controlar las llamaradas es creando dos áreas de cocción. Si las flamas suben demasiado, solo tienes que mover la comida a la zona donde no hay briquetas. Cuando se reduzcan las flamas, puedes seguir cocinando sobre el área de briquetas calientes.

FORMAS DE ASAR: ORGANIZACIÓN DE LAS BRIQUETAS

En esta sección encontrarás un manual de referencia que te ayudará a distribuir las briquetas de forma adecuada para conseguir mejores resultados en tus asados.

 

Calor directo:

Ideal para cocinar cortes finos de carne y otros alimentos a temperaturas más altas, este proceso consiste en distribuir a los carbones en una sola capa sobre la rejilla inferior de la parrilla.

Asar con un fuego dividido en dos áreas:

Es la distribución más recomendada para asar casi todo. Las briquetas se colocan en la mitad de la parrilla, dejando la otra mitad vacía. Esto ofrecerá todas las ventajas del calor directo para sellar y dorar los alimentos, y la flexibilidad del calor indirecto para cocinar lentamente o controlar flamas muy altas.

Asar con fuego dividido en dos áreas (configuración paralela):

Las briquetas se extienden a lo largo de cada lado de la parrilla, con un espacio vacío en el centro. Ideal para ahumar y cocinar a temperaturas bajas asados más grandes, pollos enteros y pavos.

Asar con la serpiente de briquetas:

Coloca briquetas apagadas y madera para ahumar en un círculo alrededor del borde interior de la parrilla. Enciende unas pocas briquetas en un extremo de la serpiente y verás cómo se quema lentamente durante varias horas.

Controla las flamas altas

Las flamas aumentan demasiado cuando la grasa de la comida entra en contacto con las briquetas. Recuerda nunca echarle agua al fuego, y así evitarás que los alimentos se llenen de cenizas y afecten el sabor. La mejor manera de controlar las llamaradas es creando dos áreas de cocción. Si las flamas suben demasiado, solo tienes que mover la comida a la zona donde no hay briquetas. Cuando se reduzcan las flamas, puedes seguir cocinando sobre el área de briquetas calientes.